Profilaxis, el tratamiento estándar de podología

Entre podólogos, llamamos profilaxis a la limpieza general del pie. Esta se realiza con dos finalidades: por un lado, mantener sus pies en óptimo estado de salud; y por el otro, prevenir enfermedades.

Si sus pies están sanos, en Namasté le recomendamos realizar una profilaxis cada cuatro semanas. Si está en proceso de recuperación de alguna enfermedad, entonces nuestros podólogos le recomendarán la frecuencia más adecuada para usted.

Sea cual sea su caso, en Namasté encontrará una atención adecuada a un precio razonable. Saque su cita con toda confianza.

Lo que siempre nos preguntan

¿Una profilaxis es lo mismo que una pedicura?

No, definitivamente no es lo mismo. Una pedicura es un tratamiento estético cuya finalidad es lograr que los pies se vean bien. Una profilaxis es una limpieza profunda del pie cuya finalidad es que los pies están sanos. El que tengan una buena apariencia es una consecuencia normal de un cuidado podológico constante.

¿En qué consiste una profilaxis de podología?

Lo primero que hará su podólogo es colocar unas motas de algodón con una solución especial que ablandará los tejidos de sus pies. Luego, su podógolo comenzará a realizar el corte y limpieza adecuada de sus uñas y sus contornos; para luego realizar una limpieza profunda del pie, retirando las células muertas y tratando cualquier callosidad que haya podido formarse desde su última visita.

¿Cuánto tiempo requiere una sesión de profilaxis?

El tiempo usual es entre cuarenta minutos y una hora. Es inusual que una profilaxis podal exceda los setenta minutos, pero en algunos casos podría ocurrir.

Esta página web usa cookies.